Dimora Ristorante Paga $60,000 A Mesero En Un Acuerdo Por Violaciones De Salario

Dimora Ristorante paga $60,000 a mesero por violaciones de salario

Dimora Ristorante, un restaurante en Norwood, Nueva Jersey, ha pagado $60,000 a un ex -empleado por violaciones de salario mínimo y horas extras no pagados y por robo de propinas. El ex-mesero alegó que Dimora ilegalmente requería que los trabajadores del enfrente de la casa, por ejemplo, los meseros y los ‘bussers’, compartieran una porción de su propina con dos de los managers del restaurante.

Bajo la Ley de Normas Laborales Justas (en ingles, ‘FLSA’), los restaurantes pueden pedir que los empleados que trabajan en frente de la casa compartan sus propinas. Sin embargo, los restaurantes violan la ley si los managers toman parte de las propinas. Solo empleados que reciben propinas directamente de los clientes pueden participar en el fondo común de propinas. Si un restaurante viola esta ley, el restaurante perderá el derecho tomar un ‘crédito de propina’, lo cual permite que el restaurante pague empleados que trabajan enfrente de la casa un sueldo mínimo disminuido. Si el restaurante pierde este derecho, el restaurante debe devolver a sus empleados la diferencia entre el sueldo mínimo normal y el sueldo disminuido que les pago (cual no puede ser menos de $2.13 en Nueva Jersey.)

El mesero de Dimora reclamó esta violación. Según el mesero, Dimora le requería compartir una porción de sus propinas con dos managers, quienes contractaban, despedían, entrevistaban, dirigían y creaban el pago de los empleados.  Debido a esta violación de la FLSA, el mesero alega que el restaurante no le debía haber pagado un sueldo disminuido de $2.90 la hora. Además, el restaurante debería haberle pagado el salario mínimo normal de $8.38 que fue en efecto en 2016 en Nueva Jersey. En otras palabras, el mesero reclamó que el restaurante le debía $5.48 del crédito de propinas (la diferencia entre $8.38 y $2.90) por hora hasta las 40 horas semanales que trabajaba. El mesero también alegó que el restaurante no le pagó absolutamente nada por las horas que trabajó sobre las 40.

El mesero fue representado por Louis Pechman y Gianfranco Cuadra del bufete de abogados Pechman Law Group PLLC.